seminari yoga lo yoga nelle scuole primarie attraverso la danza(dagli asini agli asana( libro ) articoli B_N_B buone notizie mensile di Bologna corsi a Bologna scuola di formazione per insegnanti yoga Magri da morire ( libro ) Letras de Tango ( libro ) Letras de Tango Espanol (Lunfardo) scuola di teatro danza Chorea Improvvisazione - danza sceneggiatura / scenario LETRAS DE TANGO sscenario/sceneggiatura / THE MOTHER tango Aikido Antonietta Rozzi yoga per bambini Masaki Iwana White butoh Yumiko Yoshioka danza Butoh The Shrima ( Y.A.I ) Michelle Kaminski Y.A.I YOGA
Home >  Letras de Tango Espanol (Lunfardo) >  El debut

En el mismo instante
en el cual el sol se pone
este enorme parque
me parece el firmamento
y yo me siento como mosca
agonizante en invierno,
batida por viento
de aquí para allá.
En este infierno
¡cuánta necesidad tengo
de un poco de compañía!
Entonces cierro los ojos
y comienzo a rezar
y murmurar una letanía
para no pensar
que tal vez yo también
me estoy andando.
Pero el solo pensamiento
que no me despierte por la mañana
me lleva a pensar en una cosa
que da calor a mi pobre cuerpo
y a mi corazón de niño:
es el Brunello di Montalcino, el Morellino di
Scansano,
la Vernaccia di San Giminiano,
el vino blanco de Pitiliano?
y no hago a tiempo para terminar la lista,
para formular la idea
que como por encanto
de todo eso arriba una marea.
Tonino viene casi todas las noches con el
Sagrantino.
Mientras «masca» complacido su vino,
sacude la cabeza y comienza el lamento:
la vida es un tormento,
por la mañana lo despierta una motocicleta,
los vecinos alborotan, el pintor de brocha gorda
salda
las cuentas por pagar.
Dice que su mujer pesa un quintal,
dice que con ella no logra hacer el amor.
Roberto Ferrari me trae su vino.
Empieza el lamento después de alguna copa:
andando sempre solo,
villas y servidumbre que sostener,
cheques para la mujer de dar mareo,
estetistas, peluqueras,
ropa a la última moda.
Dice que las bragas y las jarreteras
se las muestra antes de salir.
Dice que con él no quiere hacer el amor.
Martino me trae un vino tan bueno
de mandar en purgatorio a más de uno.
Cuando se lamenta parece que llora:s
la familia es un tormento,
los obreros piden siempre aumentos,
no le resulta ni siquiera una inversión.
No habla más con ningún pariente.
De hace mucho que no ve los amigos.
Dice que con las mujeres no tiene argumento
alguno,
que debe pagar para hacer el amor.
La Frescobaldi hace tanto alboroto
con todo el vino
que parece llegase Garibaldi.
De inmediato ella comienza a llorar y gritar:
casas que vender y comprar,
pieles y joyas que custodiar,
camareras de controlar,
marido que sufre de depresión,
horas y horas de meditación,
ninguna emoción que ella ahora sienta.
Se puede decir que Amleto viene casi todas las
noches.
?l vive con sus padres.
Su vino es de vomitar,
¡Vino que lo enjuaga en la copa!
Llora mientras lo trinca y pita marihuana:
El trabajo no es de su agrado;
Prefiere leer, estudiar, investigar.
Dice que no encuentras certezas, seguridades
y ningún consuelo en ninguna religión.
Dice que no se le para.
En lo profundo de la noche o poco más o menos,
me dirigen una sonrisita,
me dan una palmada en el hombro
y con sus bultos
siempre aquellos
retornan todos de sus ácaros
y de sus enredos.
Pero al menos ellos tienen una gran curda.
Del vino de aquellos fifíes
no he visto en mi vaso siquiera las burbujas.
De grandes palabras como barrica y tanino
yo no siento sino el olorcito
y me quedo aquí solo
con sus botellas vacías,
lúcido como un cretino
Entonces me rasco la cabeza
y hago una rendición de cuentas:
«¿Y si mi actitud fuera ligada locura y
demencia?»
«¿Por qué no he formado una familia como tantos
otros?»
«Tener libre la mente ¿no será cosa de tonto?»
«¿No era mejor haberme quedado entre mis
parientes?»
«¿Por qué no me he puesto a trabajar?»
«¿Por qué nada me resulta bien?»
Pero después pienso
que ahora estoy viejo
y que no puedo pretender mucho.
Estoy casi en el más allá
¿Y para qué sirve
abrir todas estas rajaduras a mi edad?
¡Qué frío que hace!
Me miro el pulóver
no tiene siquiera un botón,
ha perdido el color,
pero ha conservado el polvo y el sudor
y es tan duro que me preserva del frío
y da calor a mi pobre corazón.
Así me instalo dentro de mi chaquetón
y me tiendo en el suelo.
A decir verdad, esta noche el terreno está tan duro
y tan lleno de protuberancias...
Mientras me acuesto siento un gran vacío
y una gran carencia.
Pero después me pongo de lado y sonrío un poco:
«¿Y si tampoco fuera esto?
¿Y si fuera sordo?»
Si no sintiese ni el rumor del agua del río
que corre aquí al lado?
¿Y si fuera ciego
y no viera los colores del alba y de la puesta del
sol?»
Mas luego pienso que no he nacido para razonar
sino para ser amado y amar.
Y es propio el momento en el cual
me parece reventar
y no poder más,
que como por encanto
aparece Liú, mi amiga de infancia.
Nunca es seguro que venga todas las noches.
Esta incertidumbre me da tanta seguridad
y después está siempre acá.
Viene al parque a hacer las pruebas
porque vive en una sola pieza.
Trabaja de bailarina.
Baila también cuando camina.
A decir la verdad,
Yo no la he visto nunca caminar.
Ella salta,
resbala
y después comienza a rodar.
Ya cuando estaba en el kindergarten
debía debutar
y todavía no lo hace.
Ahora baila tango.
Dice que no encuentra un bailarín.
Yo la dejo hablar y no me meto.
Quizá sea por esto
que siempre se me viene encima
y nos encontramos siempre de un modo
y en un puesto diferente,
hasta en el retrete.
Esta noche es su cumpleaños.
Es por eso que tengo la corbata limpia
y con todas las moneditas
que he ido recogiendo en mis platillos,
las cuales regalo en homenaje al debut
antes que desaparezca todo:
zapatos con un buen tacón,
una falda con una lindo volado,
los mejores bailarines de tango
y tanto vino para todos.
Cuando la vea bailar
creo que me volveré ¡loco!

 
this type of unique best essay writers will permit you to good results | imagine buy custom essays online once you have several failures of some learning | some there I've read what i may easily wedding dresses from Ukraine been looking for