seminari yoga lo yoga nelle scuole primarie attraverso la danza(dagli asini agli asana( libro ) articoli B_N_B buone notizie mensile di Bologna corsi a Bologna scuola di formazione per insegnanti yoga Magri da morire ( libro ) Letras de Tango ( libro ) Letras de Tango Espanol (Lunfardo) scuola di teatro danza Chorea Improvvisazione - danza sceneggiatura / scenario LETRAS DE TANGO sscenario/sceneggiatura / THE MOTHER tango Aikido Antonietta Rozzi yoga per bambini Masaki Iwana White butoh Yumiko Yoshioka danza Butoh The Shrima ( Y.A.I ) Michelle Kaminski Y.A.I YOGA
Home >  Letras de Tango Espanol (Lunfardo) >  Prefacio

Letras de tango de Ivana Brigliadori es una obra
que impacta, asombra, conmueve y escandaliza, que
se lee como un cuento y se escucha como música,
poesía, canción: todo este «conjunto» se da por humores
y sugerencias de una inspiración (es de pensar)
arrolladora, embriagadora como el vino que
escurre en estas páginas y que acaba por emborrachar
hasta el mismo lector. Vale la pena leer en
voz alta estos versos y más de una vez para coger
el ritmo que los presupone (rimas, tiempo sincopado
que de alguna manera los mancomuna con
el tango, bruscas interrupciones, altos y bajos), para
participar en el vuelo que emprenden las palabras
cuando todo gira alrededor merced al vino fuerte,
a las emociones que no se contienen más, a la rabia
o a la desilusión, a la nostalgia y al deseo de
vivir la vida así como es: bella y fea a la vez. Sin
embargo, la muerte aletea sobre la existencia de
estos personajes (héroes torpes y desgraciados, «viejos
borrachines» o niños desafortunados, viandantes
ilusos o enamorados), «el más allá» está de hecho
siempre en acecho dentro de la versificación de
Ivana Brigliadori, subrayando la verdadera «miseria
», o sea, el hecho que la vida está destinada
(para todos, propiamente para todos) a terminar
sin remedio posible y en tal sentido su poesía roza
el tiempo de la tragedia. El tango, en todo esto, es
protagonista indiscutido, metáfora del vuelo (del
sueño) y a veces es incluso salvación para quien
aún tiene la fuerza de imaginar cómo sería hermoso
el mundo si todos pudiesen bailar:
[...]
Esta noche es su cumpleaños.
Es por eso que tengo la corbata limpia
y con todas las moneditas
que he ido recogiendo en mis platillos,
las cuales regalo en homenaje al debut
antes que desaparezca todo:
zapatos con un buen tacón,
una falda con un lindo volado,
los mejores bailarines de tango,
y tanto vino para todos.
Cuando la vea bailar
creo que me volveré ¡loco!
(«El debut»)
La bailarina de estos versos es sujeto casi cierto
de la cita de un hombre solo y cansado («Y es
justo el momento en el cual / me parece reventar /
y de no poder más / que, como por encanto / llega
Liú, mi amiga de infancia. / No es seguro que venga
todas las noches», [El debut] que a un parque,
imaginamos, ha vuelto su casa («En el mismo ins
tante en el cual el sol se pone, este enorme parque
/ me parece el firmamento y yo me siento como
mosca / en invierno de agonía / batida de aquí para
allá por el viento» y que en el tango entrevé su rescate,
por fin, un «Viento / que levanta las hojas muertas
» [«La bailarina»]. Si el tango es la vida en esta
«silloge» (entendida como sueño, audacia, deseo y
locura), la muerte, viceversa, está en todo eso que,
inanimado y presuntuoso, persevera en el espejismo
de creerse mejor:
[...]
Salgamos
de estos rostros demacrados,
opacos,
cadavéricos,
apagados.
El aburrimiento es tan difuso
por toda esta gente
y en todo su ambiente
que lo vuelve todavía más insignificante.
¿No ves?
Han muerto también las plantas.
(«De nuevo el amor»)
Estos pocos versos extraídos de «De nuevo el
amor» sólo son un breve instante de aquello que
en realidad es un verdadero cuento poético, una
piéce que merecería una colocación teatral para
ser captados plenamente en la sucesión de palabras
inundantes, amalgamadas entre ellas por una
mixtura de amor y rabia que resulta asaz difícil de
explicar, pero que se siente latir al paso del Yo lírico
y en cada desacralizada expresión. La escena
madre de esta composición reside en el encuentro,
desafortunado, entre una mujer que el tiempo ha
marchitado («Hay un espejo enfrente / y me vuelvo
a ver después de mucho. / Trato de darme un
buen aspecto / Me doy el tono justo /... ¿Tal vez estoy
un poco fané? / ¿Soigné? / ¡Qué va! / si estoy como
un viejo almohadón / y gorda como luchador de catch»,
«De nuevo el amor»). Esta suerte de prototipo de
la superficialidad mundana y rampante es un verdadero
y propio insulto, sea a la fantasía, sea a la
realidad, y es por esto que el lector no puede sino
identificarse con «la vieja borracha» («Me mira con
aire de suficiencia / es propio una boluda/ que te
dice en falsete: / ¡Amor! / ¡Mirá aquella vieja borracha!
/¡sentís el olorcito!» / Pero vos / ni siquiera
me escuchás / le metés las manos en las caderas /
y le susurrás más palabras y palabras.../Siento una
enorme punzada al corazón», De nuevo el amor),
que de verdadera heroína desmonta el «maniquí»
con versos tajantes, con la ironía y el sarcasmo de
quien ha tenido cierto (por lo menos) el don de la
imaginación.
Esto y mucho otro es la poesía de Ivana Brigliadori,
autora que ha entonces el talento de reconocer
la belleza más allá de las apariencias y la
ironía para burlarse incluso de la muerte:
«¡Pero yo tengo miedo de la muerte!»
Tú primero miras el despertador
después mis canillas:
¡Qué gata muerta!
¡Qué torpe!
¡Estás más de aquí que de allá
y no te has dado cuenta!
Verás
que cuando estarás completamente acá
¡no lo pensarás más!»
Entonces
¡viva la muerte y viva el cementerio!
(«Don Ciro»)
MARINA PAOLA SAMBUSSETI

 

Warning: gethostbyaddr(): Address is not a valid IPv4 or IPv6 address in /home/riccardo/ivanabrigliadori.com/statistiche/php-stats.recphp.php on line 282
essay writer on http://www.iessaywriter.com/ | supriorpapers | This company deliver economics assignment help for any difficulty level.